sábado, 15 de septiembre de 2012

He tejido una novia para mi gato

Os presento a Simón. Cuatro kilos de pelo blanco, dormilón, vago, desconfiado con todo el mundo menos conmigo, le gusta seguirme por toda la casa, dormir sobre mis rodillas cuando hace frío y afilarse las uñas en el sofá del salón:

Su única experiencia con otro gato fue con Babs, la minúscula gata negra de una amiga a la que él olía con curiosidad mientras ella (la gata, no mi amiga) le bufaba. El pobre Simón no sabe que es un gato. Así que le he hecho una novia:

Al principio Simón la ignoraba. Luego la olisqueó, pero no olía a gato...


Pero acabaron haciéndose ojitos el uno al otro.

Si queréis tejer una pareja para vuesto gato o gata, aquí encontráis el patrón. Es sencillo, de nivel medio-bajo, así que el idioma no debería ser un problema. Podéis darle un toque al gato añadiéndole un lazo, un cascabel o un trozo de tela que imite una correa.

¡Tejed mucho y bien!