sábado, 26 de mayo de 2012

¡Bienvenidos!

A los hijos del rocanrol, que decía Miguel Ríos años ha. Pero los más bienvenidos sois los aficionados al amigurumi, tanto si lo hacéis con vuestras propias manitas como si os gusta y queréis comprar.

Pero, ¿qué rayos es el amigurumi?

Pues es ganchillo, pero no de éste...:

...del tipo tía abuela empeñada en hacer fundas para los dispensadores de pañuelos de papel, o para los móviles, o para tapar el papel higiénico.

Con la técnica del amigurumi se pueden crear cosas en tres dimensiones, lo que permite salir del típico tapete de casa de tu tía la del pueblo, que tiene su mesa camilla, su cuadro de escena de caza (o bodegón) y sus muebles de pino.

El amigurumi se desarrolló en Japón y, como a los japoneses no hay cosa que les guste más que un muñequito, pronto usaron la técnica para diseñar eso, muñecos. En los últimos años, y gracias también a una especie de revival de todo lo que tenga que ver con el punto y con tejer, el ganchillo vuelve a estar de moda y es relativamente fácil tanto aprender a hacerlo por tu cuenta, como encontrar patrones.

Desde esta página voy a ir enseñando lo que hago, y también enlaces a los patrones que he seguido hasta conseguir el resultado. ¿Y cuál es el resultado?

Éste fue mi primer amigurumi: un conejito.


El patrón que seguí es éste. Es fácil, nivel principiante. Pero ahora, con perspectiva, creo que como primera toma de contacto hubiera sido mejor algo más sencillo aún.

Si os gusta lo que veis, buscáis un regalo original y queréis hacerme un encargo, sólo tenéis que pedirlo por esa boquita.

¡Bienvenidos!